martes, 6 de septiembre de 2016

Una guía fácil para usar DE QUE/QUE (dequeísmo vs. queísmo)



Seguro que alguna vez habéis sentido el miedo de usar un de que porque ahora parece que siempre que se usa "suena mal", así que sistemáticamente hemos dejado de usarlo. Esto es lo que en lingüística llamamos una ultracorrección, es decir, corregirse en exceso y dejar de usar algo incluso cuando su uso es aceptado por la norma.

Por eso, para que seáis valientes y digáis sin pudor un de que bien alto y claro, os voy a contar un sencillo truco para saber cuándo se puede usar y cuándo no. No voy a profundizar demasiado para que no sea un artículo muy lioso, aunque si queréis podemos entrar en ello en otra ocasión. En este caso os quiero dar un par de herramientas muy sencillas.


Empecemos por el principio:


Algunos verbos rigen, es decir, exigen una preposición y no se pueden usar sin ella: acordarse de, empeñarse en, enamorarse de, conformarse con. Algunos se pueden usar sin preposición, pero entonces puede haber un cambio de significado como en acordar algo/acordarse de algo o un cambio en la construcción sintáctica.


Vamos a poner atención en los que rigen la preposición de, que son los que generan la confusión.


Si yo digo me acuerdo de algo, cuando ese algo sea expresado con una oración completa me acuerdo de que viniste aquel día, ese de no puede desaparecer y entonces sería correcto usarlo e incorrecto no hacerlo. En este caso, hay muchos hablantes que omiten el de porque creen que es incorrecto.


A veces, oímos pienso de que o te digo de que, sin embargo, en este caso sería incorrecto utilizar de, ya que esos verbos no rigen preposición, no son pensar de o decir de, son pensar y decir, sin preposición. Así que diríamos: pienso que o te digo que.


Por lo tanto, cuando tengáis dudas, haced estas sencillas comprobaciones que os cuento ahora. Imaginad que quiero saber si es correcto decir:


Creo de que vendrá 


1. Compruebo si el verbo rige preposición. En este caso el verbo es creer (no creer de) sin preposición, luego no tiene que aparecer por ningún sitio el de, no me lo tengo que "inventar".

2. Sustituyo que vendrá por algo y no tiene sentido si pongo de: Creo de algo (lo correcto es creo algo).

Conclusión: es incorrecto y hay que decir: Creo que vendrá.


Si decimos Creo de que vendrá, estaríamos siendo dequeístas, ya que hemos usado un de cuando no era necesario.


Veamos este otro ejemplo:


Me enteré que venías hoy


1. Compruebo si el verbo rige preposición. En este caso es enterarse de (no enterarse), así que rige de.

2. Sustituyo que venías hoy por algo y no tiene sentido: Me enteré algo. Esto no es correcto, habría que decir Me enteré de algo.


Conclusión: es incorrecto y hay que decir Me enteré de que venías hoy y usar el de. En este caso hemos sido queístas porque hemos dejado de usar un de cuando era necesario. 


Espero que os haya servido de ayuda esto que os cuento. En cualquier caso, podríamos profundizar más y hablar de verbos pronominales y de verbos que, en ocasiones, rigen preposición y en otras, no  o que, incluso, el uso depende de distintas zonas geográficas. En esto podemos entrar otro día con más calma. Lo anoto en mi cuaderno.

En cualquier caso, si tenéis dudas sobre los usos de las preposiciones con los verbos, podéis buscar esos verbos en el Diccionario panhispánico de dudas de la RAE, que está online. Os dejo aquí el enlace:

http://www.rae.es/recursos/diccionarios/dpd


Gracias por leerme y os espero en la siguiente entrada del blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario